“Ebony and Ivory”, una canción con trasfondo y a la vez ridiculizada

Es curioso ver como una canción con el paso del tiempo, puede convertirse en un himno aún teniendo una base sin mucho fondo, o todo lo contrario, ser la mofa de casi todos aunque su origen y sentido tenga mucha trascendencia. Algo así le pasó a este tema que vamos a recordar, me estoy refiriendo al “Ebony and Evory“, que juntó de manera estelar a Paul McCartney y Stevie Wonder.

El corte antes comentado, vería a luz en el álbum en solitario de McCartneyTug Of War” (1982). Nada más salir fue todo un éxito llegando a ser número 1 tanto en el Reino Unido como en U.S.A. Es más para el ex-Beatle, fue el mayor éxito desde la separación del grupo de Liverpool, creando la base de la carrera en solitario de McCartney.

El trasfondo del tema, su sentido era claramente la convivencia interracial, capaz de crear espacios de armonía como si fueran las teclas de un piano, de ahí lo de ébano y marfil.

El título de la canción esta inspirado, en una frase de Spike Milligan que decía lo siguiente: “Black notes, white notes, and you need to play the two to make harmony, folks!” Algo así como: “Notas negras, notas blancas, y necesitas tocar las dos para hacer una armonía, amigos”. Aunque en sí el sentido de combinar las teclas blancas y negras de un piano, para crear una armonía y así es negociar la pacifica convivencia entre razas ya fue utilizada por James Aggfrey allá por los comienzos de los años 30 del siglo pasado. En definitiva un canto a la convivencia, a superar y enterrar el racismo, y hacer olvidar heridas profundas por el abuso en la esclavitud de la gente de raza negra.

Con este panorama todo parecía indicar que este tema, además de ser un éxito, que lo fue, calaría en el imaginario popular como un canto a la libertad e igualdad entre los hombres; todo lo contrario, es un corte que se ha ridiculizado hasta la saciedad.

La razón de este “desprestigio”, radica a mi parecer, en lo dulzona de la composición, lo demasiado edulcorada que termina por empalagar y hacer poco creíble, un tema con un trasfondo con un tema muy delicado. McCartney pecó en exceso de melodía fácil, creando un hit pero a la vez una canción que se ha pariodado hasta decir basta. Como muestra de todo esto baste saber que fue elegida entre las diez peores canciones  de todos por la revista Blender. En 2007, fue nombrada como el peor dúo de la historia por los oyentes del canal BBC 6 Music. Parodias por doquier, en las series El Principe de Bel Air, Father Ted o Arrested the Development. Mucha gente llegó a la conclusión de que la intención fue buena, pero que el tema finalmente no llegó a buen puerto, por una composición algo simplona.

Curiosamente aún ser denostada en el ámbito occidental, fue prohibida en Sudáfrica durante el régimen del Apartheid, por su significado interracial, que incomodaba al gobierno fascista y racista de esa época.

Poco más que añadir. Un tema con gran trasfondo y tomado muy poco en serio.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *