The Wheel & The Hammond: “En cierto modo las etiquetas también son excluyentes”

Hablamos con la banda cordobesa The Wheel & The Hammond, para que nos contaran todos los entresijos de su nueva obra “Wooden”.

Para quién no os conozca habladnos de vuestros inicios…

Javier: Pues somos un grupo de amigos que hace 8 años decidimos unirnos para tocar y montar un grupo. El camino nos ha llevado a ganar varios premios de bandas emergentes y eso a querer grabar nuestra música de forma más profesional, y aquí estamos, presentando Wooden, nuestro segundo disco.

Segundo álbum que lanzáis llamado “Wooden”, ¿más difícil de crear que el primero?

Javier: Más difícil no, diferente. Otras preocupaciones, otros objetivos, y un proceso de composición distinto. Lo principal para nosotros era conseguir algo mejor en todos los aspectos que rodean el disco, tanto lo musical como lo no musical. Por tanto, la dificultad realmente la estableces tú mismo en el momento que marcas el “donde voy y donde quiero llegar”.

A toro pasado ¿cambiaríais algo del disco?

Javier: En lo musical no. En todo lo demás, aún no ha pasado suficiente tiempo para plantearse eso. Al igual que hicimos con nuestro primer disco, el aprendizaje que saquemos de la experiencia lo aplicaremos para nuestro tercero.

Venís de Córdoba, habladnos a grandes rasgos de la escena, allí en vuestra tierra.

Javier: No parece que difiera mucho de cualquier otra ciudad. Algunos sitios para poder tocar acorde al volumen de público, muchos grupos de tributo y de versiones, grupos emergentes buscándose la vida, y algunas bandas que van labrándose un hueco en el panorama nacional, pero cada uno en un estilo.

Producción a cargo de Manuel Colmenero, ¿qué os ha aportado en este disco?

Félix: Su buen hacer, sin duda. Manuel sabe cómo llevar a una banda, cómo tratar con los diferentes componentes, escucharlos o guiarlos hacia donde quiere él. Somos cinco cabezas pensantes, pero él ha actuado de catalizador, dándonos unas pautas y haciendo que el trabajo sea más directo; con menos rodeos.

¿Qué diferencias sustanciales nos podemos encontrar en este disco con respecto a vuestro debut?

Félix: “Fragments of a Blank Face” era un disco de presentación, un poliedro de toda nuestra música. Al escuchar el disco entiendes que es un “Gente, esto es lo que hacemos”. Cuando escuchas “Wooden” la cosa cambia, hay un empaque sonoro y musical que va a algún sitio, que te lleva de principio al final con sentido. Es un “Gente, por aquí vamos, seguidnos”.

¿Cómo es vuestra manera de componer? ¿Quién lleva la voz cantante?

Félix: Nadie y todos. Somos un poco una anarquía parlamentaria. Uno puede proponer una idea y el otro puede tumbarla mientras te clava un puñal en el centro de tu pequeño corazón compositor o alzarla como el nuevo “megahit twath”. Normalmente los términos medios acaban cayendo por su propio peso. Fuera de bromas, todos componemos juntos en el local de ensayo. Se establecen hilos, un riff de guitarra, una melodía, una tocata en el teclado, un ritmo y vamos tirando de ellos, improvisando sobre la marcha. Cualquiera propone ideas para el otro. Luego, cuando la canción está cercana a estar compuesta musicalmente y con melodía, me siento frente al ordenador y compongo las letras.

Vuestro sonido oscila entre el pop y el rock, ¿lo reconocéis así? ¿Os molestan las etiquetas?

Javier: Quizás entramos en ese cajón de sastre del Pop-Rock, y afinando un poco más, rock alternativo, indie rock… etiquetas, si.
No nos molestan especialmente, pero en cierta forma las etiquetas también son excluyentes, porque no es algo científico y medible. Alguien podría decir de un grupo que es “Rock alternativo” y otro decir que es “Shoegaze”, ¿Quién está más acertado?
En cualquier caso, las etiquetas son necesarias hoy en día porque las plataformas digitales las necesitan.

¿Está tan mal el negocio musical como lo pintan?

Félix: Pues supongo que según del cuadro que hagas, supongo que si eres bueno haciendo latino, reggaetón, o pop melódico aflamencado la propia industria querrá que formes parte de ella, porque es lo que la mayoría de la gente demanda o le gusta. Para los que hacemos otra cosa, pues está más difícil, pero ahí estamos, todos tenemos las mismas ganas de que lo tuyo funcione. Lo que llamamos “democratización” que ha venido junto a Internet es un arma de doble filo. Ha provocado que desde tu casa te conviertas en un referente musical. Y por otro lado, hace que tengas que intentar sobresalir de entre todos. Antes el canal estaba claro, si llamabas un poco la atención, la discográfica te colocaba ahí y a andar. Ahora tienes que haber andado, vendido y reventado conciertos para que la discográfica venga y llame a tu puerta.

Un sitio donde siempre os gusta tocar…

Félix: Allí donde nos quieran escuchar y descubrir, que siempre es un subidón y por supuesto en casa, en Córdoba, donde nos quieren mucho.

Para los seguidores de Mautorland, ¿por qué deberían escuchar la música de The Wheel & The Hammond?

Félix: Porque pueden descubrir la nueva banda sonora de su vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *