Fugazi, o simplemente hazlo tú mismo

Andamos un poco huérfanos sin una banda como Fugazi. El combo liderado por Ian MacKaye y Guy Picciotto nos dejaron en 2003 y nada parece vislumbrar una reunión, al menos a corto plazo.

Fugazi trajo la esperanza al mundillo de las  bandas de rock. Se puede considerar que ellos son los precursores del rollo alternativo, en el sentido más estricto de la palabra. Su filosofía DIY les hacía valedores de ser una formación que creía en lo que hacía. Mostraban al personal que tú mismo te lo puedes montar, además de crear arte, sin la necesidad de esperar que la corrompida industria musical tenga que venir en tu ayuda para ponerte una soga al cuello.

Demostraron con hechos y no con palabras su rechazo absoluto a la industria. Nada de poses, nada de artificios estériles; gente humilde sin más.

Como uno de los primeros puntos de su filosofía, creían cien por cien que no se debían inflar el precio de las entradas de sus shows. Lo llevaron hasta las últimas consecuencias. En multitud de conciertos, pusieron un precio que no superaba los 5 dólares; no siempre lo conseguían pero no excedían como máximo de 15. Para no tener que subir el precio de las entradas, no llevaban puesto de merchandising, creían y aseveraban que al tener que contratar a un trabajador para que vendiera sus camisetas, discos etc… debían pagarle correctamente y esto tendría que repercutir en el precio final de las entradas. Otras bandas han querido seguir sus pasos en la lucha por un precio justo con la venta de entradas, Pearl Jam sin ir más lejos tuvo un contencioso de envergadura con la gran empresa de venta de tickets que todos conocéis.

Nunca se vendieron. Llegaron a ofrecerles  en la década de los 90 más de 10 millones de dólares por firmar por el todopoderoso sello Atlantic Records que rechazaron sin pestañear, e incluso se negaron ser cabezas de cartel en el famoso festival Lollapalooza con un cheque en blanco a su disposición.

Sus principios DIY iban también dirigidos a la hora de actuar. La banda se sentía bien tocando en cualquier sitio. Abominaban de los grandes eventos y priorizaban tocar en locales pequeños y sitios de lo más raros como almacenes, locales de pizzerías, tiendas etc… Su objetivo era hacer ver a la juventud que era posible hacer música en cualquier sitio siempre que uno estuviera dispuesto a hacerlo.

Como punto primordial de su manera de ver las cosas estaba el sentirse bien y óptimo para tocar, por eso el dinero era algo totalmente secundario. En numerosas entrevistas dadas tanto por MacKaye como por Picciottono renuncian a volver a tocar de nuevo juntos, simplemente piensan que pasará cuando tenga que pasar.

Sentirse bien y no ser violento, otra de los puntos del decálogo filosófico de la banda. Todos provenían de escenas punk, hardcore etc… donde muchas veces algunos personajes reventaban los conciertos por ser violentos y montar bronca en los shows de turno. Eso no iba a pasar en sus conciertos. Desde el comienzo se advertía al respetable que no se iba a permitir en la sala ningún tipo de acto violento. Diversión pero sin mal rollo. Por desgracia siempre había algún tonto que sacaba los pies del tiesto, MacKaye no dudaba en parar el concierto, coger el dinero de la entrada meterlo en un sobre, dárselo al animal que estaba jodiendo el show e invitarle que se fuera. Como curiosidad comentar que la banda siempre iba pertrechada en cada concierto de un buen taco de sobres, por lo que pudiera pasar en el mismo.

La banda siempre quiso que su sonido sonara auténtico sin artificios innecesarios, que solo la música hablara por si sola. Fugazi fue una formación muy prolífica en directo, en su corta vida sobre los escenarios dieron más de 1000 conciertos. Todos ellos fueron grabados y posteriormente editados en una colección lanzada por la discográfica Dischord Records; un total de 30 CD’s. Además se subió a la página web del sello más de 750 directos de la banda para su descarga online, todo ello con un mínimo proceso de masterización y sin tocar nada en la producción, en definitiva, tal cual sonó en su día en el concierto correspondiente; no necesitaban a la industria musical para nada.

Ojalá muchas bandas fueran así, o al menos quisieran tomar parte de este espíritu. No hay nada mejor en este mundo que ser capaz de crear, sentir y demostrar a los demás que puedes hacer realidad tus sueños sin necesidad de ayudas extrañas e intereses mediatizados por el dinero; Fugazi lo consiguieron, ¿por qué tú no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *