“Kickstar My Heart”, la sobredosis de Nikki Sixx, un hotel y Slash

Tremendo pelotazo el que se marcó Mötley Crüe con el tema “Kickstar My Heart”. Este single fue la bandera de la obra maestra que crearon en 1989, “Dr. Feelgood”, un álbum que les llevó al estrellato más absoluto y les convirtió en una de las bandas más importantes del momento.

Ese álbum guardaba, y sigue guardando, momentos memorables, pero sin lugar a dudas el tema que corono este artículo se lleva la palma.

Fue lanzado como sencillo el 20 de noviembre de 1989 junto al tema “She Goes Down”, segundo single del álbum, convirtiéndose rápidamente en la bandera de la banda, y en un hit que siempre tenían que tocar en directo. Incluso llegó a estar nominada la canción a los celebérrimos premios Grammy; con esto nos hacemos una idea de lo alto que pudo llegar.

El tema fue escrito por el gran Nikki Sixx, basándose en una terrible experiencia propia, nada menos que una sobredosis. Esta situación dio la vuelta al mundo, ya que trascendió que lo dieron clínicamente por muerto, y fue salvado al inyectarle dos dosis de adrenalina directamente en su corazón; a punto de pasar al otro barrio sin más.

Para más morbo, esta sobredosis la tuvo en la habitación de hotel que compartía con Slash, guitarrista de Guns N’ Roses. Nada tuvo que ver el guitarrista de los Gunners en este desafortunado suceso, no se encontraba allí en ese momento, aún así todo tipo de rumores se dispararon. ¿Y qué hacía Nikki Sixx en una habitación de hotel que pertenecía a Slash? Muy sencillo, Guns N’ Roses y Mötley Crüe se encontraban compartiendo gira en uno de los tours más salvajes que se recuerdan, en concreto en el año 1987. Dos años después Nikki Sixx dedicó este tema para resaltar ese punto negro de su vida.

Musicalmente hablando es una canción tremenda. Simulación de encendido de motores, riff de moledor y un ritmo frenético, que desemboca en una locura rockera con un Vince Neil inconmensurable a la voz.

El vídeo fue grabado previamente al comienzo del tour de presentación de “Dr. Feelgood”. Se rodó en el archiconocido club de L.A. Whisky A-Go-Go. Como conductor del vehículo en el que iba la banda, estaba el cómico Sam Kinison realizando un cameo en el vídeo de marras.

La drogas eternas compañeras de viaje de las estrellas del rock, esta vez no solo sirvieron para estar a punto de provocar un desastre mayúsculo, si no que fueron fuente de inspiración para crear uno de los mejores temas de rock que se recuerdan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *