¿Mató el Grunge al Hard Rock en los 90? Mark Slaughter da su opinión

¿Cuántas veces habéis oído que el grunge mató al hard rock en los noventa? 

El grunge recogió las influencias del rock, del heavy metal y el pop rock clásico. Surgió a finales de los ochenta en Seattle, debido al aislamiento de la ciudad de otras escenas musicales. Jonathan Poneman co fundador de Sub Pop Records, una de las discográficas pioneras del género, comentó “Seattle fue el ejemplo perfecto de una ciudad secundaria con una escena musical muy activa que fue ignorada por completo por la fijación de los medios estadounidenses en Los Ángeles o Nueva York” .Grupos como The Fartz, The U-Men o The Melvins pusieron las bases de un sonido que acaparó los años noventa con Nirvana, Green River, Pearl Jam o Soundgarden como referentes indudables. 

La acogida del grunge por la audiencia se consideró como una reacción del público contra el dominio del glam y el hair metal. Poison, Motley Crue, Ratt o Bon Jovi, habían dominado las listas de éxitos especialmente en Estados Unidos.  La temática de las letras del grunge se centraban en la conciencia social en oposición a la fiesta y el libertinaje de las líricas hardrockeras. 

Esto es historia del rock. Nada nuevo para los que más o menos conocen cómo transcurrieron los últimos años del siglo XX en lo que se refiere al movimiento musical, pero he aquí que en los últimos días Mark Slaughter, fundador de SLAUGHTER, ha dado otra visión de lo que ocurrió en esa época. 

En unas declaraciones a 80´S METAL RECYCLE BIN Mark declaró que fue la misma industria musical la que mató el hard rock.  “Lo del grunge fue un proceso natural de muchas cosas. Hubo muchas bandas que fueron creadas por la industria. Bandas prefabricadas con estilistas, compositores y  productores. La industria creó un negocio con el que muchas bandas no pudieron”

“También fue muy importante que MTV cambió de presidente y este declaró a Billboard que no iba a poner a MOTLEY CRUE, SLAUGHTER o POISON y a la semana siguiente estábamos fuera de las listas. Simplemente la industria cambió” 

Lo que está claro es que la música, el rock, los sonidos distorsionados, son un ente vivo y en constante evolución. Algunos se quedan anclados en los estilos de antaño, pero está claro que cambia, que se adapta a nuevos tiempos y a nuevos estilos.  Escribiendo estas líneas me da por pensar ¿Cuánta de esa evolución musical viene dada por los medios? ¿Hasta que parte el arte y el sentimiento de los creadores pueden ser guiados por los intereses del mercado musical?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *