Satanás, el macho cabrío y Venom

Debemos remontarnos a la antigua Grecia para encontrar los primeros vestigios sobre el culto al macho cabrío. En la comunidad griega de Arcadia, este animal fue venerado con símbolo de la fertilidad. Al ser una comunidad pobre y no poder poseer toros, eligieron este animal para la representación de lo fértil.

Con el paso del tiempo esta figura derivó en el dios Pan, representado por cuernos y cuatro patas, que seguía representando la fertilidad y la sexualidad, llegándose a mostrar en la época romana como un fauno.

Así se llega a la edad media donde el cristianismo lo demoniza y lo asocia a Satanás. Empezó a formar parte de los aquelarres y se introdujo su figura en ellos. La palabra aquelarre proviene del euskera, que a su vez proviene del término “Aker” que significa macho cabrío.

A partir de ese momento este símbolo es utilizado en contraposición al cristianismo. En la cultura judía también encontramos connotaciones maléficas para este animal. En el ritual Yom Kippur, se escogían dos cabras, una se sacrificaba y a la otra se le pasaban todos los pecados convirtiéndose en el “chivo expiatorio”, por tanto lleno de pecado.

Dentro del satanismo la figura de Baphomet ya incluye la cabeza del macho cabrío como símbolo de sexo, sabiduría, magia, todo ello adquirido mediante el ocultismo.

La imaginería del black metal rápidamente acogió en su seno a este animal como reacción contestaría a su propuesta musical. Son múltiples los grupos que lo han utilizado y siguen utilizándolo. Nos detenemos en los padres de la parafernalia, modos y estilo blackers, nos referimos claro está a Venom.

Los británicos utilizaron la figura del macho cabrío en dos sendas portadas. Por un lado en el álbum “Welcome To Hell” de 1981 y por otro de su obra maestra y simiente de lo que sería el género desarrollado y nacido en Escandinavia: “Black Metal” (1982).

Venom marcó parte de su personalidad dentro del “shock rock”, utilizando parafernalia satánica desde el primer momento. Lo oculto, mórbido y todo relacionado con el satanismo fueron las tres piedras angulares de su propuesta.

La utilización de la figura del macho cabrío, encarnado en Baphomet, hizo que Venom fue directamente la banda precursora de todo un movimiento que giraría en sus inicios en torno a la contraposición sobre el cristianismo. Lo pagano se enfrenta a lo litúrgico, lo religioso e intenta reivindicar su existencia por medio de todo lo relacionado con el ocultismo, siendo este símbolo una de sus manifestaciones más claras y predominantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *