Audiolepsia: “La música instrumental es exigente desde el punto de vista compositivo”

Hablamos con la banda de rock instrumental Audiolepsia. Nos hablaron de su segundo lanzamiento “Muses”, un lanzamiento de corte intimista dedicado a la mujer.

Para quién no os conozca habladnos de la propuesta de Audiolepsia.

Pues somos un cuarteto de rock instrumental de Barcelona, actualmente formado por Ángel y Brian a las guitarras, Jordi al bajo y Kilian a la batería. Hacemos música intensa y emocional combinando riffs potentes con melodías preciosistas que van marcando el devenir del tema. En determinados momentos tiramos más hacia el post-rock, en otros hacia el prog más reciente, pero también encontraréis trazas importantes de rock 90’s y metal. Tirando de las socorridas influencias, pues mete en la coctelera a Toundra, Russian Circles, Porcupine Tree, Anathema, Alice in Chains… y te acercarás bastante.

¿Para vosotros qué significa la música?

Para nosotros es nuestra pasión. Evidentemente todos tenemos que trabajar de otras cosas para poder ir tirando, pero la música es nuestra vía de escape, algo que nos emociona, nos mueve y nos llena. Es un espacio para crear, reflexionar, aprender… un motor importante en nuestra vida.

La decisión de ser una banda instrumental, ¿fue desde el principio, o con el paso de tiempo se tomó?

Audiolepsia empezó a rodar sobre 2008, como banda de rock/metal alternativo. Por aquel entonces teníamos cantante y estuvimos así unos 3 años aproximadamente. Por diferentes circunstancias, nuestro vocalista por aquel entonces dejó la banda y justo coincidió que teníamos la oportunidad de poner música a una exposición fotográfica de un buen amigo. En ese momento empezamos a investigar más en ese espacio de la música instrumental y descubrimos una vía de expresión que nos sedujo inmediatamente. A partir de ahí, ya no miramos atrás y decidimos constituirnos como banda de rock instrumental.

¿Están de moda las bandas instrumentales?

“De moda”… no creo. Sales a la calle y preguntas por los grupos más importantes de este estilo y el 90% no los conocerá, así que “de moda” es un concepto relativo. En la escena más “underground” quizá sí que ha habido cierto “boom” en los últimos 5-10 años. Son propuestas diferentes a las habituales y cuesta que salgan a la luz. También creo que es una tendencia que se ha estabilizado. La música instrumental es exigente desde el punto de vista compositivo, de no repetirse, de encontrar un sonido propio… y eso es mucho trabajo con escaso reconocimiento hoy en día. Creo que el ritmo de crecimiento en el número de bandas del estilo se ha frenado un poco en España, pero el nivel, por suerte, creemos que es muy alto. Toundra, Jardín de la Croix, Astralia… son todas bandas tremendas.

Segundo disco “Muses” dedicado a la mujer, ¿por qué decidisteis esto?

Bueno, está dedicado a nuestras musas, más que al concepto de lo femenino en sí. Los nombres de cada canción hacen referencia a protagonistas femeninas del cine y el cómic que nos inspiran desde su fortaleza, su sensibilidad, su belleza… personifican cualidades que admiramos y que a veces nos resulta difícil identificar a nuestro alrededor. Creímos que era un concepto interesante sobre el que construir el disco y nos ayudó a acabar de redondearlo.

Al ser vuestra segunda obra, ¿os ha resultado más complicado componerla que vuestra ópera prima?

No diría que más complicado, pero sí que tratamos que no se nos fuera demasiado de las manos en cuanto a tiempo invertido. Para el primer álbum, hay un momento en que los temas simplemente “están ahí”. Has conseguido generar suficientes temas de calidad para que creas conveniente grabarlos y dar testimonio de eso. Da más igual el tiempo invertido hasta llegar a ese punto.

Para Muses ya teníamos la referencia anterior y no queríamos que pasara demasiado tiempo entre uno y otro, sin embargo, entre directos y demás circunstancias personales, al final fue algo más de tres años.

Las ideas base surgieron con bastante rapidez, pero sí tardamos bastante tiempo en redondear los temas y cerrarlos. Intentamos incorporar cosas nuevas, otros ritmos, sonidos… somos bastante perfeccionistas en las composiciones y tenemos que estar muy seguros para dar algo por cerrado al 100%. Eso lleva su tiempo, pero a la vez es interesante y bonito.

¿Qué diferencias sustanciales podemos encontrar entre vuestro primer trabajo y este?

Creemos que las características básicas de nuestro sonido se mantienen: nos encantan los riffs enérgicos del rock y el metal y nos encantan las melodías que puedes acabar tarareando… Creo que la combinación de ambas cosas, junto al juego de intensidades que proponemos, construyen pequeñas historias en cada canción y es algo que creemos nos distingue.

Para Muses hemos intentado añadir nuevos factores a esta ecuación y tratar de mejorar el sonido general del álbum. Hay varios arreglos rítmicos bastante más complejos, nuevos efectos, algunos interludios más marcados… creo que hemos sido un punto más juguetones con las composiciones. A nivel de sonido, ya estábamos muy contentos con “Principio de Incertidumbre”, pero creo que en “Muses”, tanto Jordi de The Room en la mezcla como Víctor de Ultramarinos en el mástering han hecho un trabajo excelente. Nos encanta como suena el disco.

¿Cómo componéis? ¿Alguien lleva la voz cantante?

Ángel (guitarra) es el líder de la banda, también en el aspecto compositivo. El proceso creativo suele ser siempre bastante similar. Normalmente se desarrolla a partir de una idea de guitarra que se lleva al local de ensayo, por lo general muy embrionaria. A partir de ahí empezamos a jugar con ella: analizamos la idea, la retocamos un poco, empezamos a buscar alguna armonía… bajo y batería suelen entrar a partir de ahí. Intentamos avanzar un poco y nos damos una pausa cuando nos encallamos. Intentamos escuchar lo que nos va sugiriendo, los caminos que se abren y los exploramos a ver si funcionan.

Prestamos especial atención a la fluidez de la composición y al feeling que transmite. Si nos emociona y lo sentimos como nuestro, seguimos por ahí, si no, pasito atrás y a buscar alternativas. Y así hasta que completamos el tema y todos estamos satisfechos con él. Luego, a base de tocarlo en el local, siempre se acaban retocando detalles o enriqueciendo algunos arreglos.

Un deseo…

Pues que Muses siga teniendo la fantástica acogida de la que está disfrutando, que más gente se anime a acercarse a nuestros conciertos y que ojalá alguno de ellos sea fuera de España también. Estamos seguros de que lo disfrutarán.

Para los seguidores de Mautorland, ¿por qué deben escuchar la música de Audiolepsia?

Porque nuestro rock instrumental les puede sorprender, podrán encontrar melodía, riffs de guitarra potentes, intensidad y emoción en una música accesible y a la vez diferente. Creemos que es música que, si te dejas llevar, puede “tocarte”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *