“Jesus Christ Pose” (Soundgarden), la utilización de la religión en beneficio propio

La imagen de Chris Cornell, sobre todo la de sus comienzos, la tenemos muy asociada a la de Cristo. Su rostro delgado, con ojos claros, pelo largo y barba eran la representación del arquetipo, que tanto nos ha metido la Iglesia Católica en la cabeza, del rostro de Jesús de Nazareth; ni que decir tiene que un tema como “JesusChrist Pose”, acrecentó la imagen de Cornell-Cristo. 

Dejando a un lado este parecido, esta canción representó, (junto a “Rusty Cage”), la entrada de Soundgarden en el mainstream rockero mundial, erigiéndose en el factor metalero de la movida grunge, junto a Alice In Chains. 

El tema incluido en el álbum “Badmotorfinger” llegó a cotas de popularidad muy altas debido al polémico vídeo que acompañó su promoción, que un principio tuvo mucha repercusión en la MTV para posteriormente ser censurado por las imágenes impactantes que contenía: esqueletos y niñas crucificadas, así como frutas y verduras dispuestas a modo de hombre crucificado. 

La importancia de la canción estribó en la realización de la misma, es decir, fue un corte muy elaborado por la banda. Los cuatro componentes dieron su impronta a la misma, y dotaron a la canción del espíritu real del grupo. 

El propio Matt Cameron, batería de Soundgarden, así lo recuerda: 

“Tan pronto como toqué este patrón, todos se sumergieron, y en una hora tuvimos las agallas de la canción. El enfoque que tomamos sobre este fue puro asalto a los sentidos”.

La letra de la canción gira en torno a la utilización de la religión en beneficio propio. En concreto la crítica va dirigida a todos esos personajes famosos que utilizan la parafernalia religiosa en su provecho y dar más importancia. 

Volviendo al vídeo, que fue dirigido por Eric Zimmerman, se introduce de lleno en el ámbito religioso con unas palabras similares al salmo Juan 3:16: “Y de tal manera amó Dios a Soundgarden, que le ha dado a su única canción”.

La banda experimentó en el vídeo con la utilización de imágenes confusas, con cruces de todo tipo, imágenes desafiantes; todo ello para provocar a espectador en alguna medida. 

La canción y el vídeo desataron tanta polémica, que llegaron a recibir amenazas de muerte en el tour que realizaron en 1990 por U.K. 

Con respecto al concepto musical del corte, es una canción con una sección rítmica tremenda, y un riff seco y cortante de Kim Thayil que es la nota diferenciadora de “JesusChrist Pose”. A todo ello tenemos que añadir la potente y desgarradora voz de Cornell, que hacía del tema un alegato muy poderoso contra la manipulación religiosa. 

Las influencias de Black Sabbath y todo su oscuro universo se presentaron de manera meridiana en esta canción, que definió en buena parte el estilo de Soundgarden. 

Todavía siguen vivas las imágenes del vídeo en nuestra mente. Ver a los componentes de la banda deambulando por el desierto entremezclados con cruces, esqueletos y una niña crucificada mientras suena la canción representó en su momento algo más que lisérgico.

Soundgarden arremetió contra la religión; el opio del pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *