Gnosis: “El rock no es más que una forma cruda de expresar una realidad artística”

Llega a Mautorland una nueva banda: Gnosis.

Queremos saber de vosotros, habladnos de los comienzos de la banda…

La banda comienza su andadura en 2012 con una idea algo distinta a lo que es a día de hoy. Comenzamos haciendo música sin cantante, a la espera de encontrar uno mientras componíamos nuestros primeros temas. El tiempo fue pasando y no encontrábamos nada que nos convenciese, y por el camino nuestras canciones fueron evolucionando para cubrir la ausencia de un cantante hasta que dejamos de pensar en ello. Por aquel entonces comenzábamos a escuchar bandas instrumentales y nos sentíamos cómodos con la idea de formar parte de ese pequeño reducto de bandas de metal instrumental que ahora es más amplio.

Nunca tuvimos demasiados medios, pero sí que nos preocupamos por aprovecharlos al máximo y mucha gente aún se sorprende del método utilizado para grabar nuestro primer EP, que básicamente se hizo en un dormitorio con un ordenador y mucha creatividad. En nuestra historia hay pocos conciertos, puesto que por motivos laborales algunos de los componentes hemos pasado tiempo fuera de Jaén, donde vivimos todos. Y ahora hemos vuelto con este nuevo EP con la idea de corregir ese error.

¿Cómo estáis viviendo la pandemia?

La pandemia nos pilló acabando la producción de ‘Ipsos Custodes’, pero pudimos aprovechar para refinar algunas cosas y acabamos la producción durante la primera semana en la que se acabó el confinamiento.

La salida de nuestro nuevo trabajo no ha podido venir en peor momento, puesto que teníamos muchas ganas de volver a los escenarios para presentar como es debido el nuevo material. Ahora mismo estamos aprovechando para abordar la composición de material nuevo y tratar de publicar otro trabajo en 2021. Hemos pasado un paréntesis de cuatro años en que la banda no ha estado muy activa por temas laborales, pero por suerte esos cuatro años han servido para seguir componiendo cosas que ahora, gracias a la pandemia, podemos terminar de acabar y esperamos poder tener pronto nuevos temas listos para grabar.

¿Qué queréis conseguir en el mundo de la música? 

Una cosa es el mundo de la música y otra muy distinta, al menos para nosotros, la industria musical. En la música, ya lo hemos conseguido, pues no buscamos más que hacer canciones, disfrutar de ellas y que quienes nos escuchen disfruten también. Lo único que queremos es que la vida nos permita seguir haciendo música nueva y que la pandemia nos de tregua para poder tocar en directo y compartir la experiencia con la gente y otras bandas con las que tengamos la suerte de compartir escenario.

En la industria musical no buscamos nada. En este mundo debes sacrificar mucho para conseguir réditos y vivimos en una época de masificación donde crecer significa dejar de lado algunas cosas que no estamos dispuestos a dejar. Para nosotros disfrutar es ya un éxito y, si en nuestros términos, la industria musical nos da alguna alegría, bienvenida sea.

¿Qué es para vosotros el rock, en definitiva los sonidos distorsionados? 

El rock es una manera de expresarse en la música. En la literatura, en la pintura o en el cine, existen distintas formas de expresar una misma sensación, pero que nacen de un origen distinto. El rock no es más que una forma cruda de expresar una realidad artística y que nace desde sentimientos como la rabia, la impotencia o el odio, como un grito desde el estómago.

¿Cómo es la manera de componer en vuestra formación? 

Generalmente alguien tiene una idea y graba una pequeña demo en casa, después nos juntamos y, sobre el proyecto, vamos construyendo la canción añadiendo finalmente los arreglos. En algún caso ha ocurrido que todos hemos trabajado en un tema desde su origen. De cualquier manera, siempre trabajamos sobre un proyecto utilizando algún DAW como Cubase, controlando bien que debe y que no debe sonar en cada momento, dejando claro desde el principio donde va cada golpe y cada lick de guitarra para tener una idea lo más parecida posible a lo que va a ser la canción final. Esto no quita que en alguna canción hayamos agregado o modificado alguna parte durante un ensayo, dialogando entre todos si nos parece bien o mal corregir dicha parte. Siempre tenemos en mente lo que hay compuesto y el ‘todo’ del que forma parte la canción, ya que, hasta ahora hemos querido dar una cohesión a cada EP que hemos compuesto. Una vez que la canción está definida, nos sentamos y la escuchamos, mantenemos un rato de conversación para explicar qué nos transmite y, sobre eso, elegimos un título para dar nombre al tema.

¿Qué queréis expresar con vuestra música? 

A veces componemos cosas con una idea predefinida, pero generalmente vamos «dejándonos llevar» por las sensaciones que tenemos en el momento de componer. Muchas de nuestras canciones pueden mostrar perfectamente una idea primaria de las emociones que sentíamos durante su composición. En otros casos ocurre, por ejemplo, que para lo que uno es tristeza, para otro es serenidad. Es lo bueno de no tener una parte vocal que exprese con palabras lo que quiere o no decir la canción. Entendemos que no es una idea cerrada, ya que el público hace suya la música y ve en ella reflejada sus propias sensaciones, que no tienen porqué coincidir con las nuestras.

Para nosotros, nuestros trabajos hablan de muchas cosas, pero siempre como centro está la idea de un mundo corrupto y desastroso que, al final del camino, deja ver un pequeño brillo de esperanza que esperamos que algún día se convierta en un halo de luz que deslumbre a todos.

Decidnos una banda que os sirva de referencia en vuestras creaciones

Limitarnos a una banda sería imposible, pero podemos decir que siempre hay alguien a quien todos tenemos en el horizonte como una referencia por sus composiciones y su manera de expresar. Se trata del músico australiano Plini.

Habladnos de vuestro actual material publicado ¿satisfechos con el resultado?

Ipsos Custodes es la segunda parte de aquello que empezó con nuestro primer EP en 2016, Quis custodiet. La frase completa, ‘Quis custodiet ipsos custodes’ es una referencia al poema de Juvenal que vendría a significar «Quién vigila a los vigilantes» o «Quien protege a los que nos protegen».

Se trata de un EP de 5 canciones que, por las circunstancias de nuestra vida, nos ha costado mucho tiempo acabar. Hicimos un primer intento de grabación que nos resultó demasiado costoso en términos de tiempo, así que decidimos pulsar el botón de «reset» y volver a enfocar la grabación desde cero. Estamos muy satisfechos con el resultado, no solo porque teníamos la espina clavada desde hace tiempo y porque no veíamos el final de este camino, sino también porque después de todo hemos conseguido exactamente lo que queríamos.

Hemos contado con Tomáš Raclavský de Babylon Studios para la mezcla y mastering del EP. Aún no podemos creer como la vida nos ha dado la oportunidad de trabajar con alguien como él. Es el guitarrista de uno de nuestros grupos de referencia, Modern Day Babylon. Puedes imaginar lo que significa que aquellos que han influenciado tu música y tu amor por ella pongan su huella en tu trabajo. Que alguien que conoce tan bien el estilo de música que haces partícipe de su forma final, otorga unos resultados que son difíciles de superar.

Tres discos sin los que no podríais imaginar la vida…

The Migration de Scale the Summit, Who bit the Moon de David Maxim Micic y The Amanuensis de Monuments.

¿Qué opináis de las bandas tributo? 

Vaya por delante que nosotros siempre respetamos el trabajo de alguien que trabaja la música, sea o no de su propia composición. La respuesta corta es que no nos gustan. Nos parece que el público en general tiene mucha facilidad para estancarse en la música de toda la vida, y eso resta la posibilidad de que asistan a un concierto a conocer nuevas bandas, nuevos sonidos y nuevas emociones. El gusto musical es algo que se puede educar y, como en todo ámbito artístico, quedarse en lo mismo de siempre significa no avanzar. Las bandas más míticas están y estarán ahí y nunca deben de ser olvidadas ni dejar de ser veneradas, pero si todo el mundo se queda leyendo «El Quijote» toda su vida, es difícil que se pueda descubrir todo el mundo que hay más allá del muro.

Un deseo…

Que la vida nos deje seguir siendo Gnosis durante muchos años, toda la vida si es posible, y no obstaculice nuestras ganas de seguir adelante.

Para los seguidores de Mautorland, ¿por qué deberían escuchar vuestra música?

Porque en ella van a escuchar el esfuerzo de cuatro hermanos consagrados a un proyecto que nos ha dado y no sigue dando los mejores momentos de nuestra vida. Y cuando alguien coge sus emociones más fuertes y las plasma en una expresión artística, el resultado es increíble.

Somos una banda de metal instrumental, lo cual aún es algo raro en algunos ámbitos. Eso permite a quien nos escucha colocar sobre nuestra música sus propias ideas, pensamientos, desahogos… Gnosis ofrece la posibilidad de viajar entre distintas emociones que se engloban en un ámbito que va desde los riffs más oscuros y cenagosos hasta melodías brillantes y armoniosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *