Jolly Jumper: “El rock ha quedado reducido a un género más”

 

Se acercan a Mautorland, Jolly Jumper para hablarnos de su último disco “303”. Un álbum con un gran espíritu humanitario detrás de él.

Nuevo disco llamado “303”, los kilómetros que os separan como componentes del grupo ¿cómo se lleva tener una formación en la distancia?

No negaremos que es complicado. Aún así, nos entendemos mucho musicalmente y somos muy metódicos a la hora de ensayar o componer y ello hace que podamos compensar ese handicap. En los tiempos de internet y las redes sociales mantener la comunicación instantánea es fácil, así que lo dicho, lo importante es ser muy trabajador y profesional para poder funcionar.

¿Ha sido complejo grabar el disco en estas condiciones?

Más que complejo, ha sido diferente a cualquier otra grabación. A partir de la idea de uno de los miembros de la banda, principalmente de Tarra, íbamos construyendo las canciones bien en el local de ensayo o bien a través de internet. Grabábamos maquetas de las canciones y luego Jose en casa componía y grababa las líneas vocales y los coros, de forma que el resto de la banda lo escuchaba luego e íbamos haciendo aportaciones y retoques en el local cuando nos veíamos. En ocasiones este proceso puede ralentizar la composición, pero también el no poder verte varios días a la semana como el resto de las bandas te obliga a ser más constante, a aprovechar más el tiempo. Y ello hace que aprendas a no depender siempre de la inspiración, sino a tirar de experiencia musical y a hacer las cosas de una forma más pensada, lo que supone que a la vez que compones ya estás adelantando mucha parte de la postproducción.

Es vuestro segundo álbum ¿más difícil de crear que el primero?

Al haber un cambio de formación y de cantante no teníamos el primer disco como un referente que continuar. Al principio cogimos un camino continuista pero pronto vimos que nuestro sonido podía cambiar de una forma natural sin perder las raíces. Ha sido por lo tanto más fácil porque no había un punto de partida ni una obligación de ser fieles a nosotros mismos.

¿Cómo ha sido la llegada de un nuevo vocalista en el grupo? ¿Qué ha aportado en él?

La llegada de un nuevo cantante siempre suele ser más acusada, más influyente, que la del resto de músicos, dado que la voz y su capacidad puede condicionar mucho la composición o lo que transmites. Jose es muy diferente a lo que había antes, porque aunque tiene ese poso de rock and roll y de blues, tiene un timbre muy diferente y un registro también que no tiene nada que ver con lo que se escuchaba en el primer disco. Así que nosotros nos hemos adaptado a él y él a nosotros. Ha aportado el poder dar ese cambio de sonido de una forma natural y lógica, sin que parezca artificial o forzado.

Además este nuevo trabajo está unido con un proyecto de corte humanitario, contadnos por favor de que se trata…

Compusimos una canción, “Corazones naufragados”, que habla sobre el drama de los refugiados que intentan llegar a Europa. No queríamos que quedara ahí la cosa, en una expresión de rabia, sino que queríamos ser útiles de una forma tangible. Así que donamos los beneficios de las ventas de esta canción a la ONG Proactiva Open Arms, que se puede decargar en una web realizada a propósito.

Trabajasteis con Santiago Campillo de M-Clan en vuestro primer disco, ¿cómo ha sido trabajar con él?

Fue nuestro productor y claro está aprendimos mucho de él, de una persona con tanta experiencia musical y en la industria. Convivimos con él durante muchos días en el estudio y en la etapa de preproducción, puliendo las ideas y guiándonos. Es una gran músico y una persona cojonuda.

Seguís teniendo como base un rock setentero pero no renunciáis a sonidos actuales, ¿lo buscáis
así o sale de manera espontánea en vuestras composiciones?

El sonido actual está muy buscado y pensado, pero las raíces setenteras afloran de forma espontánea. Hemos crecido personal y musicalmente absorbiendo todo el rock y el blues de los 70, por lo que son nuestros cimientos. Y aunque intentes desligarte de ello es imposible, porque sientes que no estás siendo tú.

¿Cómo véis la escena nacional? ¿Qué grupos os llaman más la atención?

Pues una escena, como en todo el mundo, con una audiencia muy fragmentada y una industria que cada vez más caza artistas solo pensando en cómo quedarán en instagram. Ahora reina el rap, el trap, el hip-hop…otro día será otro género musical, y el rock ha quedado reducido a un género más. Hace tiempo que dejó de ser el rey de la industria. Como decíamos, hoy todo está muy segmentado gracias a internet, por lo que hay audiencias para cada género, más grandes o pequeñas; y luego una industria que va produciendo el mainstream. A eso se suma que en España nunca se ha apostado en serio por el rock. Sobre los grupos que nos llaman la atención, son mayoritariamente internacionales, pues sobre todo nos fijamos en lo que pasa fuera, por ejemplo con Rival Sons, Roya Blood, Vintage Trouble…

Un deseo

Que quienes se acerquen a escucharnos se emocionen y bailen con nuestra música.

Para los seguidores de Mautorland, ¿por qué deberían escuchar la música de Jolly Jumper?

Que se dejen los prejuicios a un lado y pongan el volumen a tope. No les defraudaremos. Y en directo aún disfrutarán más. Van a escuchar algo que andaban buscando hace mucho tiempo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *