Nunca dejaremos que nos digáis lo que tenemos que hacer (“Killing In The Name” – Rage Against The Machine)

Ayer nuestro país dio un paso adelante para parar la sinrazón y el fascismo. Una mayoría de españoles eligieron seguir intentando fomentar una sociedad solidaria, que respeta al diferente y que no quiere la crispación como método de hacer política. 

Gran parte de nuestros conciudadanos se miró al espejo y comprendió que era hora de parar los que querían laminar sistemáticamente nuestras libertades, destruir la igualdad entre hombres y mujeres, socavar la paz social y hundir a las minorías. 

En los últimos tiempos hemos asistido estupefactos al resurgimiento de lo peor que puede tener una sociedad: la intolerancia. Si no somos capaces de mirar a los ojos al que discrepa, al diferente, al que no  es como nosotros, directamente nos convertimos en seres alienados sin alma y con la única misión de engordar nuestro egoísmo e indiferencia hacia el ajeno. 

Ver como partes de la sociedad de nuestro país hacían de cooperadores necesarios para que el resurgimiento de la extrema derecha fuera un hecho, ha sido lamentable y triste. Jugar con fuego te lleva a la destrucción, frivolizar con el dolor te lleva a ser un perdedor, y finalmente sucumbir ante los intolerantes. 

La intolerancia no se ha ido, por desgracia ha llegado a las instituciones y estará por ver por cuento tiempo. Personas que quieren controlar tu vida, obligarte a ser de una determinada manera, a vestir como ellos, a hablar como ellos; en definitiva a ser una persona alienada sin escrúpulos y como única finalidad destruir al adversario. Solo hay odio en ellos. 

No debemos bajar la guardia. La lucha será dura y esto solo ha sido el comienzo; pero resultados electorales como los de ayer, nos abren una puerta a la esperanza, y nos hace pensar que no todo está perdido. 

No se me ocurre una mejor manera de musicalizar este pequeño texto, que con el tema de Rage Against TheMachine, “Killing In The Name”, una oda a la rebeldía, que mira a los ojos de los extremistas, para decirles que no me vas a ganar y mucho menos me vas a decir como tengo que vivir. 

Corte con el que la banda de Morello y cia se dieron a conocer y que directamente les llevó  lo más alto del rock alternativo. Un álbum debut que hizo historia y mostraba a una banda con las ideas claras en lo político y lo social. La música es mucha veces un vehículo perfecto para reivindicar derechos que están siendo pisoteados sistemáticamente por los más fuertes de la sociedad, y Rage Against The Machine se erigieron en portavoces de esas minorías que no tienen voz. 

Os dejamos este tema, con la esperanza de que algún día, esto sea un mal sueño, y a todo el mundo le parezca normal que se defiendan los Derechos Humanos, la paz social, y el progresismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *