Eternamente “agradecidos”, maestro Rosendo

Creo que es de recibo escribir unas letras dedicadas a una de las instituciones más grandes de nuestro país: Rosendo.
Por encima de su longeva carrera artística, desde su época con Ñu y después Leño, allá por 1979, hasta toda su carrera en solitario la cual acaba de dar un nuevo fruto, con la publicación de su último álbum “De Escalde y Trinchera“, el denominador común de este rockero madrileño es la humildad y la honestidad en el trabajo. Te podrá gustar más o menos su obra, pero lo realiza con corazón, dando el callo y siempre dando ejemplo de lo que tendría que ser un buen rockero. Pocos son los premios que se le han reconocido por su trabajo, él siempre los recoge con humildad y sin darse ninguna importancia; el rock es su religión y lo demás sobra.
Podría escoger muchos temas de su repertorio para hacerle este pequeño homenaje, pero creo que con diferencia “Agradecido” es uno de los puntos culminantes de su carrera. Tema que se ha convertido por derecho propio, en uno de los himnos del rock español de todos los tiempos.

Este tema aparecía en el álbum “Loco Por Incordiar” (1985), primer disco en solitario tras su etapa en Leño. Un tema que agradecía con ironía, las facilidades prestadas por su anterior compañía de discos (Zafiro) para poder publicar este álbum. El paso de Leño a la aventura musical en solitario de Rosendo, no fue fácil para el rockero de Carabanchel y así lo refleja en dicho tema. La canción fue tomando vida propia y sería ya una fija del repertorio de Rosendo Mercado.
Has sido versionada por gente tan dispar como Los Nikis, Barricada o el propio Miguel Ríos, dotando así a la canción de una dimensión mayor si cabe.
Rosendo tiene como lema este: “No puedo evitar cantar sobre lo que vivo”, convertiéndose por derecho propio en uno de los mejores cronistas de la realidad social española de las últimas décadas. Un obrero del rock, al servicio de la música y de los suyos.
No podemos dejar de hablar de él, sin comentar su reverencia por el gran Rory Gallagher, que le hizo de guía y de mentor para enfundarse una Fender Stratocaster y comenzar a crear himnos intemporales de nuestro rock patrio.
Podría extenderme hasta la saciedad con Rosendo Mercado, pero creo que con este pequeño articulo he reflejado el respeto y admiración que siento hacia su figura.
Por muchos años más, grande Rosendo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *